domingo, 9 de octubre de 2011

ORGULLOSO DE HABLAR Y SER ANDALUZ






No es la primera vez que dedico una entrada de mi blog a este tema (véase por ejemplo la del 13/01/2009); pero es que, lamentablemente, de nuevo se repiten los mismos episodios de desprecio a Andalucía y los andaluces.

Si hace unos días el presidente de la Generalitat catalana dudaba del entendimiento de los niños andaluces al hablar castellano, horas más tarde salía a la palestra el viejo "tópico" del subsidio de nuestra tierra y, como no podía ser de otra manera, también venía de manos de otro político catalán.

Por desgracia, desde el sur estamos demasiados acostumbrados a este tipo de comentarios de menosprecio no sólo a nuestra forma de hablar u otros aspectos sociales, sino también a nuestra propia identidad. Hechos que no deberíamos permitir en ningún caso y, por ende, deberíamos reprobarlo en aquellos foros que tengamos la oportunidad de hacerlo. Nuestro mensaje debe oirse fuerte y claro, los andaluces y andaluzas hemos trabajado y luchado desde siempre para conseguir la realidad de hoy. Y la realidad nos dice que vivimos en una tierra preciosa, con una riqueza cultural y artística sin parangón, con una tradición que cuidamos y un futuro que mimamos más aún. Andalucía es hoy en dia pionera en avances importantes de sanidad y educación; de investigación y de solidaridad. Los andaluces hemos sabido adaptarnos a todos los tiempos, emigrando cuando ha sido necesario y acogiendo a los inmigrantes con el respeto y dedicación que merecen. Andalucía es un destino turístico importante y miles de turistas vuelven a repetir su estancia en nuestra tierra.

Es cierto que, por circunstancias socioeconómicas, Andalucía cuenta con la famosa prestación del antiguo PER, ayuda gracias a la cual se han mantenido y mejorado las condiciones de cientos de pequeños pueblos, creando servicios tan básicos como guarderías, escuelas, centros médicos o bibliotecas municipales. Porque si los andaluces nos hubíesemos ido al bar en vez de cumplir con nuestras obligaciones, estas infraestructuras no serían una realidad. Ayudas, por cierto, saben trabajar con el sudor de su frente aquellas personas más necesitadas...

Los niños andaluces hablan un perfecto catellano, preservando su forma de pronunciar, con el orgullo del seseo o el ceceo, con la relajación de consonantes o la riqueza expresiva que nos caracteriza; eso sí, pero de forma perfecta para que pueda entender cualquier hablante castellano. Los niños andaluces son nuestro futuro y como tal, nos sentimos orgullosos de ellos. En su formación y educación tienen como referencia a personas como Lorca, Juan Ramón Jiménez o Machado, Blas Infante, María Zambrano o Manuel de Falla,Veláquez, Murillo o Pablo Picasso, por cierto... todos andaluces.


No hablo de tópicos, no hablo de arte ni de folclore, algo del que también nos sentimos muy orgullosos; hablo de realidades, hablo de una tierra que vive y siente su propia idiosincracia y que, una vez más, se siente ridicularizada por unos tantos que... simplemente no conocen nuestros encantos: el ser andaluz, ni más ni menos.

3 comentarios:

Alonso de Escalona dijo...

A fe que tiene vuesa merced toda la razón en lo que escribe en sus pliegos. Reciba todos mis plácemes.

Francisco Corrales dijo...

"....ridiculizados...."?????
por un politiquillo de pacotilla y de tres al cuarto que pierde el tiempo insultando a otras regiones?????
por un catalan de "los malos"????'
¿como se dice en el pueblo,juan???
"...no escuches a medias noches habiendo noches enteras...."

Francisco Corrales dijo...

ozu,ozu¡¡¡algunó catalanes moz han zalio mú finó
ezo e´porque no han zacao el zaco al zol y tienen lazotea mu fria¡¡¡¡¡