viernes, 7 de mayo de 2010

EL CENTENARIO DEL POETA



Celebramos durante este año el centenario del nacimiento de uno de los grandes poetas de nuestras letras, un hombre comprometido con la sociedad y la literatura, con su época y su gente, así podemos describir de un plumazo a Miguel Hernández. Pero más allá de estos elogios, escribir sobre vida y obra del poeta nos llevaría a completar cientos de entradas en su honor y unirnos a tantos ríos de tinta que se ya se han escrito sobre él. Por eso, no es el propósito de este artículo realizar un acercamiento a Hernández sino la repercusión que está teniendo este ya conocido como "2010, año hernaniano".
Son cientos de actividades repartidas por un gran número de países las que se están organizando en torno a la figura de Miguel Hernández, muchas de ellas de forma oficial coordinadas por su propia fundación o por instituciones públicas o privadas; pero a ellas también hay que sumar muchísimas más organizadas desde centros escolares, bibliotecas, organizaciones, asociaciones culturales, etc... que están dedicando sus actos al genial poeta de Orihuela.
Gracias a la celebración de este centenario la obra de Miguel Hernández permanece más viva que nunca, recordando el compromiso del poeta, su denuncia desde la poesía por las injusticias sociales, su solidaridad con los más necesitados y, como no, su excepcional obra que, por qué no, hoy en día recobra más sentido que nunca, actualizándose y sintiéndola tan útil como en su tiempo.

Ya he comentado que pueden ser miles las actividades repartidas por toda la geografía internacional, lo que nos sería muy difícil destacar algunas. Por eso os dejo el siguiente enlace en el que podéis tener información sobre todo lo que se está organizando para la ocasión: www.miguelhernandezvirtual.com

Para todos los amantes de la poesía, espero que sea de vuestro interés y seguramente cerca de vuestra ciudad se programará algún acto referente a este centenario.

Y como no podía ser de otra manera, nuestro pequeño homenaje a Hernández termina con uno de sus poemas más conocidos, su mejor presentación:

ACEITUNEROS

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.


Miguel Hernández, 1937

1 comentario:

La chica de cristal dijo...

A mí me encanta la poesía y me gustaría mucho que la considerasen como algo cultural.

Un besito y cuídate mucho.