martes, 13 de enero de 2009

HABLA BIEN, HABLA ANDALUZ




Las declaraciones de cierta diputada catalana acerca del acento andaluz han levantado una gran polvareda entre políticos de uno y otro bando, periodistas, lingüístas, etc.. que han tomado el asunto como un verdadero titular para, en la mayoría de las veces, sacar uno u otro provecho del mismo. Desde que se produjeran estas declaraciones, he escuchado mucho, visto mucho y leído mucho al respecto, a veces auténticas chorradas sin base alguna, otras comentarios con bastante coherencia y argumentación, otras simplemente divagaciones sin fondo...

Es cierto que aún no he hablado de Lengua en las páginas de este blog, pero este episodio me motiva para hacerlo de forma que se puedan aclarar ciertos conceptos. Y es que estoy orgulloso de haber recibido clases tanto de Pedro Carbonero, como de Miguel Ropero, ambos profesores de la Universidad de Sevilla; personas que llevan toda una vida dedicada al estudio de la lengua y con una especial atención al aldaluz. De ellos aprendí muchas cosas y ellos te hacen ver el andaluz, tal y como es, una modalidad lingüística, que hay que conocer para poder opinar.

No pretendo en estas líneas lanzar una parrafada ni mostrarme como un conocedor experto del andaluz, que no lo soy, pero sí mostrar algunas pinceladas que debemos tener en cuenta: ¿Qué es el andaluz? ¿ Una lengua, un dialecto, un habla? Se trata de una variedad lingüística del español, como también puede ser el extremeño o el canario. Una variedad que no es ni peor ni mejor que el castellano hablado en Madrid o en Valladolid, simplemente distinto, repito distinto. Se trata de una modalidad con una riqueza léxica y sintáctica extraordinaria, fruto de nuestra herencia cultural; una modalidad que por desgracia ha sido descalificada y ridicularizada durante mucho tiempo por los medios y por otras regiones,... y que aún se sigue produciendo.
No pienso que haya necesidad de dar ningún juicio de valor acerca del habla peculiar de los andaluces, porque simplemente es un modelo distinto al castellano estándar. ¿A caso también hablaban mal García Lorca, Cernuda, los hermanos Machado, Alberti, Juan Ramón Jiménez, y tantos y tantos otros grandes de nuestras letras?

3 comentarios:

acontre dijo...

Yo estoy super enfadao con esa tiparraca... cada vez que habla, la caga más...

Como ha vetado el poder dejarle mensajes en su blog, estoy dejandole mi punto de vista en su cuenta Flickr: http://www.flickr.com/photos/montsenebrera/

Un saludo One!
Alejandro

ulises1b dijo...

Hola Juan, ¿cómo va todo?
Que quede constancia de que, por supuesto, estoy muy en desacuerdo con las declaraciones de esa diputada.
No obstante, creo que las cosas han cambiado, mucha gente ya no considera a los andaluces unos analfabetos que vamos por ahí de criados o de jornaleros, trabajos por otro lado muy honrados y que son tan dignos como cualquier otro.
Creo que la diputada se ha disculpado, según me dice un compañero de trabajo, si no es así, peor para ella.


un saludo!

Vicente dijo...

Pues cada vez me sorprendo más de la clase política que tenemos, sean del color o de la ideología que sean les importa más el enfrentarse con el otro que en hacer el bien, y en esto de la forma de hablar pues ha visto la "petarda" esta una forma de meterse con alguien porque tiene un marcado acento andaluz.

¿Si fuese acento catalán como el caso de algunos ministros no pasa nada?

Yo estou de acuerdo en que hablar bien o mal no esta en como se hable sino en que se utilice el castellano correctamente.

Un saludo a todos los lectores