miércoles, 8 de febrero de 2012

UNA APUESTA POR LA EDUCACIÓN, UNA EDUCACIÓN EN APUESTAS

No es mi estilo utilizar este espacio para criticar así como así, pero hay ciertos temas que te afectan directamente cuando toman unos calibres dificilmente comprensibles. En estas ocasiones este blog se convierte, como ahora, en un escaparate de denuncia para aquello que considero injusto o simplemente merecedor de una valoración personal que hago pública a mis lectores. En concreto me estoy refiriendo a la situación particular que nuestra mal llamada "clase política" está llevando a la educación pública. A estas alturas conoceréis la polémica decisión del cambio de temario para oposiciones a profesor que el Ministerio se ha sacado de la manga. Pero ese detalle solo es la punta del iceberg de una situación vergonzosa que nos viene a demostrar lo poco que a nuestros políticos le importa este derecho tan básico y hasta qué punto están dispuestos a jugar una vez más con los profesionales de la enseñanza.

Este colectivo esta ya demasiado harto que se le utilice como filón puramente electoral y en estos días volvemos a asistir a otro episodio de juego sucio entre los dos grandes partidos políticos que nos dicen representar a los ciudadanos. Es indignante que después de más treinta años de democracia nuestro país siga sin tener un modelo estable para la educación y que nuestro sistema tenga que ser modificado al antojo de colores políticos al poder. Es sumamente doloroso cómo nuestros maestros han ido perdiendo el respeto social recortando una y otra vez, y ya van muchas, la forma decente de ser docente. El profesorado pierde esa autoridad dentro y fuera de las aulas alimentado de políticas baratas que tienen como resultados un alto grado de fracaso y abandono escolar.
Mientras tanto, a estas alturas aún tenemos que oir manifestaciones como las de la Sr. Aguirre que defiende sus recortes profundos en educación con ofensas y burlas a sus trabajadores públicos. Recortes que, no nos engañemos, vienen de un lado y de otro. Llamemos a las cosas por su nombre: mientras las comunidades gobernadas por el PP han dado "tijeretazos" a diestro y siniestro bajo la fácil excusa de la crisis; las otras gobernadas por el PSOE no se quedan atrás y dichos recortes, aún siendo menos descarados, están más que presentes en la escuela pública. Es hora de recordar a todos esos compañeros que llevan más de 4 meses encerrados en la catedral de Sevilla por culpa de un decreto andaluz que posibilita el despido de profesores interinos. Recortes que igualmente nos afectan en el día a día, ratios cada vez mayor y menos recursos para atender una educación de calidad a alumnado cada vez más diverso.

Estos días la lucha sigue en la convocatoria de oposiciones y, entre dimes y diretes y las elecciones andaluzas por medio, los opositores se encuentran utilizados como "rehenes políticos" para quedar bien ante la opinión pública. Si realmente a nuestros políticos les interesara la educación con mayúsculas, haría ya bastante tiempo hubieran llegado a un gran pacto para dar estabilidad al sistema y, por ende, a su personal docente. Pero no, en este país nuestro seguimos con la trifulca de temario, asignaturas "de la ciudadanía" o pongo y quito cursos mientras que la sangría del paro sigue cebándose con millones de personas.  Así nos va...







1 comentario:

Alonso de Escalona dijo...

Buen post. No cabe duda, es tema preocupante y que nos afecta a todos. Un saludo.