miércoles, 4 de febrero de 2009

REALIDADES




En las distintas entradas de "Escribanías" hemos hablado principalmente de temas literarios, personajes insólitos, mundos fantásticos y finales sorprendentes; pero el día a día nos lanza realidades muy distintas a esas que se escriben en los libros y que, por mucho que hablemos de ellos, también somos conscientes del mundo en el que vivimos.

Decía un buen profesor que tuve que una de las mejores costumbres que puede adquirir uno es el de darle un buen repaso diario al periódico. Precisamente en ese acto te das cuenta, o al menos podemos hacernos una idea, de cómo y qué se cuece en nuestro mundo. Y es que, sin querer ser tremendistas, nuestro mundo está repleto de realidades nada felices: numerosas familias que se quedan sin trabajo y que lo pasan realmente mal para llegar a fin de mes, niños inocentes víctimas de tratos vejatorios por parte de adultos sin calificativos, mujeres que siguen muriendo maltratadas, accidentes de tráfico que cada fin de semana destroza familias, ... son algunos ejemplos de realidades a la que poco a poco nos estamos acostrumbrando y por eso, no son menos crueles.

Y entre esas realidades, hay que destacar que la familia sevillana de Marta del Castillo lleva ya casí dos semanas sin saber de ella. Al margen de poder poner nuestro granito de arena para difundir su rostro, también debemos luchar para que la noticia no se apague, aún más cuando no se arrojan datos nuevos y la noticia va perdiendo el interés de los primeros días. Ojalá pudieramos escribir el final felíz de esta historia...
Foto: Marta del Castillo, joven de 17 años desaparecida desde el 24/01/09

1 comentario:

acontre dijo...

Tres días después de estar desaparecida y no tener noticia de ella, es muy mala señal.

Yo pienso que esa chica está muerta, y ya todo lo que se haga publicamente poco resultado va a tener.

El año pasado echaron una serie en TVE1, DESAPARECIDA, que describía muy fielmente el trabajo de la Guardia Civil y cómo los familiares (con su buena intención), perjudicaban la investigación. La presión social no ayuda a nadie.

No sé si ese ex-novio le hizo algo, o alguién sin mucho prepararlo, se calentó y cometió el error de su vida.

Aún asi, sigo pensando que esa chica está muerta. Ojalá se descubra pronto qué ha ocurrido, y no quede como otros casos como el de Yeremi, o el niño pintor de Málaga.